Probióticos, bífidus, acidóphilus, flora intestinal… Si no estás pensando en yogures y productos similares tienes suerte. La industria láctea ha conseguido apropiarse en los últimos años de estos términos e inculcar la idea de que sus productos son los únicos que permiten mantener un buen equilibrio bacteriano en nuestros intestinos.