Tarta improvisada de chocolate y plátano - Vayamos al grano

No me acabo de acostumbrar a esa manía que tiene la vida de sorprendernos. A veces truncando nuestros planes y otras, proponiéndonos cosas. Perder el autobús, equivocarte de calle, hablar con un desconocido…en el fragor de la batalla, a veces no percibimos que estos cambios imprevistos, estas sutilidades del universo, determinan la dirección que toma nuestra vida.