Que levante la mano quien quiera probar unas albóndigas como las de la mamma pero sin necesidad de recurrir a la carne!! En este post te cuento cómo prepararlas de una manera muy sencilla. El resultado final te dejará con la boca abierta, son realmente buenas, con una textura idéntica a las clásicas pero libres de carne, colesterol y de mala conciencia.

Una de las máximas de este blog es comer, siempre que sea posible, alimentos ecológicos y que, además, estén en temporada y se cultiven lo más cerca posible de mi cocina. Estoy segura de que si meto a lxs que estáis leyendo este texto en una misma sala y pregunto quién quiere comer así, absolutamente…

Estoy yo muy tranquila durante 11 meses inventando recetas. A veces se convierten en tal éxito que hay que apuntarlas y urge escribir un post en el blog; otras son simples engrudos únicamente comestibles por mí misma y que no merecen el honor y la gloria.

Aún recuerdo cómo de pequeña mis familiares me repetían la frase “¡¡Cuidado, no te vayas a ortigar!!” cada vez que mi curiosidad infantil me llevaba a acercarme, tocar, oler y recolectar plantas y flores silvestres. Junto con las silvas (zarzamoras) eran los grandes enemigos vegetales a temer. Con el paso de los años y un mínimo conocimiento de las técnicas de agricultura ecológica, supe que la ortiga era muy preciada para repeler algunos insectos pero también para reforzar los cultivos.

Vengo decidida a que el Tahin no sea sólo “esa pasta que se necesita para hacer el hummus”. He sido dependienta en ecotiendas durante más de 8 años y es un clásico que la gente lo pida y mire el bote como si le vendieses un tarro de supercalifragilísticoespialidoso…ya, es guay pero cómo y para qué?

Hacer germinados caseros es para algunxs como lo de aprender inglés: un plan eternamente aplazado.
Preparar germinados en casa me puede salir gratis, exige el esfuerzo mínimo equivalente a servirme un vaso de agua, me permite tener la variedad que quiero y evita el envase de plástico.

No sé qué es lo que nos pasa con las cosas de untar que a todo el mundo le gustan. Y a mí me chiflan. Hoy me doy cuenta de que aún no he colgado ninguna… pfffff, ¡¿por qué nadie me había pegado el toque?! Si vosotrxs, horda de fans, no me avisáis, yo seguiría en mi alegre ignorancia.